Para vender barato no se necesita vendedores. La falta de diferenciación es la mayor razón para que tus clientes no sepan cuál es su mejor opción y elijan a quien ofrece un precio más bajo.

No le temas a los costos de la competencia, demuestra el valor de tu oferta y deja de competir por precios, a continuación te dejamos unos tips para que tu propuesta sea la ganadora:

Conoce tu producto o servicio y enfócate en sus ventajas

Hoy en día hay muchas maneras de que los clientes comparen opciones, precios, métodos de pago y facilidad de compra.

Siempre habrá ofertas más bajas que las tuyas, así que debes conocer cuales con los pros y los contras de lo que ofreces, identifícalo y enfócate en ello. Investiga a tu competencia y en qué se diferencian, ofrece a tu cliente un servicio y atención excepcional, se constante, persistente y sobre todo vende sin vender, ayuda al cliente en el proceso de elección con una intención genuina y muéstrale sus mejores opciones; conviértete en un solucionador de problemas.

“No temo tanto a la competencia, como a mi propia incompetencia” (anónimo)

 No trabajes con todo el mundo

Seguramente tienes clientes que no son beneficiosos para tu negocio, valida tu mercado porque no todos los clientes son potenciales y quizás estés dirigiéndote a un target equivocado que les interesa más bajos precios que calidad o buen servicio. Así que deja de mal gastar energía y tiempo en ese tipo de consumidor y ataca con todas tus armas a tu cliente ideal.

 

Aprende a negociar

El arte de negociar como cualquier otro requiere práctica y paciencia, para cerrar una negociación con éxito debes basarte en que ambas partes ganen, un resultado justo para ambos hará que tu cliente que sienta satisfecho y quiera seguir trabajando contigo.

Primero debes tener una buena actitud, las negociaciones pueden durar más de lo esperado, tornarse tensas o complicadas así que es mejor que estés preparado con tu mejor sonrisa y buen sentido del humor para mejorar el ambiente y la toma de decisiones.

Una negociación es dar y recibir así que ten una lista de condiciones básicas a las que no puedes renunciar y haz concesiones cuando puedas hacerlo.

Y recuerda que lo más importante es saber escuchar, conoce a tu interlocutor, lo que necesita y espera, haz preguntas y deja que exprese sus inquietudes y requerimientos.

Sigue estos sencillos pasos y seguro serás un vendedor estrella.

 “Al final, o eres diferente o eres barato” -Guy Kawasaki

Gracias por leer Se la mejor opción, si te gustó este artículo, síguenos en nuestras redes sociales.